cabecera_rinon_diabetico









Nefropatía diabética y dieta

dietaLa nefropatía diabética se puede definir como una complicación microvascular provocada por los altos niveles de glucosa persistentes en sangre característicos de la diabetes mellitus tipo 1 y 2.

Una vez instaurada la patología es imprescindible la protección del riñón para evitar que el daño progrese más de lo necesario.

En este caso la dieta juega un papel muy importante en el objetivo anteriormente planteado. Debemos instaurar una alimentación sana y equilibrada, en la que debe primar la importancia de la dieta adaptada a la insuficiencia renal por encima de la diabética, y adaptada a la fase renal en la que se encuentre cada paciente.

 

Para pacientes diabéticos en prediálisis:

Es recomendable la restricción del aporte proteico ajustando la ingesta a la cantidad mínima para mantener el balance nitrogenado neutro; un 60% deben ser de alto valor biológico.

Los hidratos de carbono serán de un 60% a ser posible con bajo valor glicémico.

Grasas: un 30%, de las cuales entre el 12 y el 15% serán monoinsaturadas (por ejemplo el aceite de oliva) y un 10% como máximo saturadas (de origen animal).

La fibra debe constituir unos 30 gr. al día proveniente de pan integral, lentejas, garbanzos, etc., ya que mejora el control de la glucemia.

Sodio: 1,5 gr al día; se debe informar al paciente de los alimentos ricos en sal (embutidos, marisco, conservas…) para que los evite. Esta precaución ayudará también al control de la tensión arterial.

Potasio: Control de frutas y verduras. Con una pieza de fruta al día es suficiente (mejor si es una manzana o una pera). Como recomendación para las verduras, preferiblemente congeladas y hervidas dos veces, ya que estos pacientes tienen propensión a la hiperkaliemia.

Vitaminas y minerales: Es recomendable aportar un suplemento vitamínico por la restricción de frutas y verduras.

Suprimir tabaco y reducir el alcohol y el café.

 

Pacientes en hemodiálisis:

La recomendación general para estos pacientes será una dieta muy similar a la anterior, excepto por un aumento del aporte proteico aproximadamente de 1,2 o 1,4 mg/kg/día y una restricción más severa de los líquidos siendo esta la misma cantidad que la diuresis más 500 cc.

 

Pacientes en diálisis peritoneal:

Menos restrictiva para el potasio y los líquidos ya que es una diálisis continua.

La ingesta proteica de 1,2 o 1,4 gr/kg. La mitad de estas proteínas deben ser de alto valor biológico procedentes de carne y pescado, huevos también muy controlados. Las grasas, preferiblemente poliinsaturadas o monoinsaturadas (margarina, aceite de oliva o de maíz).

Líquidos restringidos a la diuresis de 24 horas más la ultrafiltración.

Evitar tabaco, y café y alcohol en mínimas cantidades.

 

Fuente: http://www.revistaseden.org/files/art274_1.pdf